APAÑOS

2015. LAB Sevilla. Crótalo & Triángulo. Sevilla.

“A Juanjo Fuentes le ocurre como a los niños. Se cierne en torno a su obra la envidia sana que suscitan sus juegos. Su forma de disfrutar roza la perfección. Solo ellos y Juanjo, cuando se divierten, consiguen olvidarse del transcurrir del tiempo.  

    Como buen hacedor de historias a Juanjo le gusta detener la acción y recrearse en los detalles. En sus obras, prefiere jugar con el tiempo imaginario que, como diría Vargas Llosa, “Parece haberse volatilizado. La acción desaparece. Hombres, cosas y lugares se quedan inmóviles y, como sustraídos a la pesadilla de la cronología, viven un instante eterno”.

    Los personajes de Juanjo Fuentes expresan sus deseos y sus inquietudes en un plano temporal que nos lleva a imaginar lo que ocurrió y lo que podría ocurrir.

    Contemplar sus escenas supone accionar el pause. Los objetos seleccionados para componerlas: productos de consumo de marcas de renombre, artefactos tecnológicos de plena actualidad y elementos alusivos al sexo, ofrecen la textura narrativa necesaria para redondear las historias y desvelar las claves para seguir jugando.

    Adentrarse en el imaginario de Juanjo Fuentes requiere jugar en el plano de lo imposible y lo posible, el humor, el erotismo, el culto a la libertad, al azar y a lo onírico.

    En Apaños, son muchos los valientes que se han atrevido a jugar con Juanjo.

    Isabel Garnelo, Emmanuel Lafont, Miki Leal, Chema Lumbreras y José Luis Puche, voces consolidadas en el panorama artístico contemporáneo que reinterpretan una selección de obras tomando de ellas elementos, figuras y temas para adaptarlos a su propio lenguaje, generando un diálogo único y sugerente.

    Con Juanjo Fuentes los apaños son sinónimo de maña, habilidad y destreza. Habilidades artísticas que imprimen a sus juegos el perfume de los poemas visuales, exotismo y singularidad.”

Ana Robles
Licenciada en Historia del Arte y Museóloga.